EL PAVO

EL PAVO
Esta tarde
tomando un chocolate en una terraza mi amiga me contaba que
Hace unos
años le trajo a mi amiga su marido en Navidad en un saco un pavo vivo que le
habían regalado.  Imaginaos ella mide
metro sesenta, cuando abre el saco y sale el pavo que le sobresalía por la
cabeza.
Ante la
sorpresa y que no había matado nada en su vida, se acordó de su vecina de
abajo. Una señora muy decidida. La fue a buscar y se pusieron de acuerdo ella
mataba el pavo y mi amiga le daba la mitad.
Imagina –
comenta ella-, está señora era bajita, rellenita y cojeaba de una pierna. Agarro
al pavo, más grande que ella, se encerró en su cocina sin dejar entrar a nadie,
y ella sola mato y desplumo el pavo. Abrías la cocina y solo se veía vapor ( ya
que para desplumar un ave hay que escaldarlo ), ella sudando de arriba
abajo. 
Cuando salió
chorreando de sudor tuvo que ducharse y cambiarse. Admirable como pudo matar y
desplumar un pavo más grande que ella, sin que esté le diera un golpe con el
ala y no le hiciera daño. Al salir dijo que no sabía como había conseguido
matarlo.  El pavo una vez muerto pesaba
23 kilos.
Si quieres
matar un pavo, envuélvele las alas con papel film para evitar que té de un
golpe y te haga daño.
Increíble  pero cierto
conlaneveravacia@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *