LA MONA DE PASCUA UN POCO DE HISTORIA

LA MONA DE PASCUA
UN POCO DE HISTORIA 

Ya
llego la pascua y con ello los postres de Pascua, aquí en Catalunya es típica
la Mona de Pascua.

NIÑOS YENDO A BUSCAR LA MONA

Al
Costumari Català de Joan Amades  el
Domingo de Resurrección después de misa los padrinos o los abuelos regalen a
sus ahijados o nietos un pastel hecho con harina, azúcar y otros dulces, se
pone un número igual de huevos que la edad del niño. La costumbre es regalar
hasta que hace la primera comunión o cumple doce años. Esta costumbre ya la
encontramos escrita en el siglo XV.


Las
monas que se hacían en casa eran de pasta de pan, podían tener forma circular,
de muñeco, forma de gallo, o luna, con los huevos hervidos pintados de colores
por encima.

MONA CASERA
MONA CASERA

MONA CASERA

La
mona de los panaderos y pasteleros al siglo XIX eran las más sencillas de pasta
de ensaimada y las más buenas eran de pasta de tortell. (Las primeras
pastelerías se establecieron en Cataluña alrededor de 1835.
La
primera pastelería que puso una figura fue Casa Massana de la calle D’en Ferran
de Barcelona, una figurita que representaba un mono. A finales del siglo XIX
las monas de pascua de pastelería ya tenían figuras.



 A
principios de siglo XX con los avances tecnológicos se hace posible la
fabricación al por mayor, el chocolate se populariza, aparecen los bombones en
las pastelerías. Se empiezan a utiliza en las tartas, entre ellas la Mona de
Pascua.


La
Mona de Pascua, cuando yo era pequeña las amas de casa preparaban la pasta de
la mona y la llevaban a cocer al horno de la panadería del pueblo. Después la
cortaban por la mitad y le  ponían
almíbar y mermelada o mantequilla. Por encima la adornaban con mantequilla,
guirlache y trocitos o láminas de almendras. Poco a poco fueron saliendo las
figuritas de chocolate y estás han desbancado a las figuras de guirlache.


MONA PASTISSERIA
MONA PASTISSERIA
MONA PASTISSERIA

Hoy
en día las monas han evolucionado mucho y hay verdaderas obras de arte de
chocolate en pastelería.


He
de confesar que sigo siendo fan de la mona de siempre, la que me hacía mi madre
cuando era pequeña, pa de pessic con mermelada, mantequilla, guirlache y
almendra laminada, con sus plumas y pollitos. Y algún huevo de chocolate. Cada
año si puedo la hago como la hacia mi madre. Para mí es muy importante poder
seguir con la tradición y que no se pierda.


Si
la mona lleva nata, ya no es lo mismo, para mí ya no es mona, es un pastel.


La
mona de pascua es típico ir a comerla al campo con la familia o los amigos el
Lunes de Pascua.



Fotos y documentación Costumari Català


conlaneveravacia@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *