NIT

NIT

Apareció un viernes por la
noche, hace más o menos un mes, delgada y en los huesos. Se puso debajo de mi
coche a maullar, se la veía perdida, tan pequeña y poca cosa.  Julio le dio un
poco de pienso de nuestro gato y un poco de leche.
 Con cautela salió de debajo
del coche y empezó a comer, el primer día se quedo por los alrededores de la
torre no muy lejos. No se fiaba de Rocco , pero nuestro perro esta acostumbrado
a vivir y jugar con gatos. Al día siguiente ya se atrevió a entrar en casa, ha
descubierto el sofá y la cama. Y ya no se ha ido, se ha hecho la dueña de la
casa. 
Tabby nuestro gato los primeros días la evitaba, le bufaba si se acercaba
a comer con él y se iba todo ofendido. Una mañana mientras Tabby se comía la
comida del perro, al ver que se acercaba la gatita escupió el pienso que tenía
dentro de la boca, le dio un bufido y se fue todo ofendido. Nos reímos un montón.
Al cabo de un mes se han
amoldado los unos con los otros cada uno ha encontrado su sitio comparten la
comida y juegan. Nit es una gatita negra aún joven, con ganas de jugar y a
veces un poco pesada, pero es muy cariñosa. A la hora de las comidas se sienta
en una silla, te pide con esa dulzura y delicadeza que no te puedes negar
Ver que con cualquier cosa
se entretiene y es feliz, hace que te transmita su felicidad y te haga sentir
bien.
Siempre hemos tenido
mascotas, y es una de las mejores experiencias que se pueden vivir recibes más de lo que das.
conlaneveravacia@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *